Lema

AHORA

Vivir en el AHORA es mucho más que un mero carpe diem, en el que sacar el máximo jugo a lo que tenemos en frente, y consumir experiencias acumulando sensaciones y conceptos. No se trata de exprimir el presente hasta la última gota frente a la inestabilidad del mañana o los errores del pasado.

Va más allá de un activismo (incluso hiperactivismo vacío) en el que resolver el problema que se te plantea, como si fuera un “scape room” a contrarreloj, un crucigrama o un sudoku.

Lo que te proponemos es un ejercicio de consciencia plena, de sostener en tus manos lo que la vida es AHORA:

Es tu identidad personal, quien tú eres. Con tu historia y con tus sueños, que se hacen presentes en cada decisión consciente y que concretas en acciones para vivir más libre, más pleno, más protagonista de tu momento, más tú.

Es tu identidad social y familiar. Tú en tu entorno, tú en tus relaciones. Estando atento a lo que acontece en ellas: a las alegrías compartidas, a los riesgos asumidos juntos, y a los retos afrontados en corresponsabilidad.

Esta realidad implica saber reconocerte a ti y cómo funcionas en relación con el otro. Pero también, en saber mirar profundamente quién es el otro, cuál es su identidad y cómo quien tú eres y quien él es construyen AHORA lo que sois.

Es tu realidad cercana. Lo que AHORA mismo necesita tu compañero, tu vecino, tu familia, tu barrio o tu ciudad. Es saber que el gesto que el momento presente te pide hacer para poder vivir mejor está en tu mano; y que tienes capacidad de hacerlo. Porque eres consciente de quién eres, qué puedes aportar, y cómo y con quién puedes hacerlo realidad. Es la consciencia de que habitamos una casa común. Que se sostiene en un cuidado y en un uso responsable de los recursos. Siendo consciente de que tus acciones no sólo repercuten en lo cercano, sino que también tienen un impacto global. Establecen estilos de relaciones, modelos de mercado, políticas sociales… Y también, determinan la existencia de un planeta más vivo que muerto, más limpio que contaminado, más sostenible que explotado, más duradero que más limitado.

Es la conciencia de que hay una Realidad, con mayúsculas. Una visión de sentido, de profundidad, de plenitud que está ahí, AHORA. Una Realidad que no alcanzas a captar ni con la mente, ni con los sentidos, pero que conecta con tu anhelo más profundo, con tu SED de SER.

AHORA es el tiempo en que se realiza la historia en tu vida, tu historia personal y la Historia de Salvación de Dios en lo concreto, en lo palpable, en lo que eres. Es el momento del que eres partícipe: “Ha llegado el momento, y el Reino de Dios está cerca.” (Mc 1, 14); y en el que estás llamado a vivir y crear la realidad con consciencia, con imaginación… porque “nadie corta un trozo de vestido nuevo para arreglar un vestido viejo. Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos” (Lc 5, 33-39).

Por eso, no hay que esperar para ser algo, para hacer algo. No es pronto porque seas muy joven o te falte formación. No hay que esperar a acumular años y experiencia. Hay ya, AHORA, una realidad en la que actúas y te desarrollas. Por muy pequeño que seas, por poca experiencia que tengas… Tus emociones, tu capacidad de apertura y acogida, de aceptar y agradecer, de abrirte a la novedad frente a la rutina, de vivir desde la alegría, la presencia, la escucha, la compasión y la justicia. Todo tu mundo interior y cómo lo expresas en tu exterior configuran el AHORA; y seas más pequeño o más mayor, no hay mayor verdad que lo que eres AHORA.

AHORA puedes reconocer quién eres y de qué es tiempo en tu vida. Ya que en la vida hay “un momento para nacer y un momento para morir. Un momento para plantar y un momento para arrancar. Un momento para destruir y un momento para edificar. Un momento para llorar y un momento para reír. Un momento para el duelo y un momento para la fiesta. Un momento para lanzar piedras y un momento para recogerlas. Un momento para abrazarse y un momento para separarse. Un momento para intentar y un momento para desistir. Un momento para guardar y un momento para desechar. Un momento para rasgar y un momento para coser. Un momento para callar y un momento para hablar. Un momento para amar y un momento para odiar. Un momento para la guerra y un momento para la paz.” (Ecl 3,1-15)

Ya que AHORA es lo que existe, “no hay nada que añadir ni nada que quitar; Dios lo ha hecho así para que delante de él se guarde reverencia. Nada existe que no haya existido antes, y nada existirá que no exista ya.” (Ecl 3,1-15). Porque tu vida la sustenta un Dios que se realiza en el AHORA, que se define como “yo-soy” (Ex 3), es un “yo esto aquí”, es más “un yo estoy aquí para ti”. La presencia de Dios se afirma y su ser se explica no como un ser encerrado en sí, sino como un ser-para lo que ocurre aquí y AHORA.

AHORA es tu momento, tu oportunidad de realizarte y tomar tu vida en tus manos. Ese es el reto que trae este lema, ese es el reto de la vida que se pone en frente de ti y en tus manos.

ES TU MOMENTO AHORA

  •  
  •